El arte colaborativo: juntos es mejor

La mayoría de las instituciones educativas de renombre basan sus principios en la superación personal, en los logros personales e individuales de los mejores alumnos, así como en una competición por ser el protagonista del mejor rendimiento y los mejores resultados.

En las artes en especial, existe una tendencia al pensamiento introspectivo, de un individuo que trabaja consigo mismo, y únicamente existe en su quehacer su propia percepción de la realidad. El arte ha sufrido esta forma individualista de abordar el aprendizaje durante siglos, y el renombre de los artistas se atribuye únicamente al artista mismo. ¿Pero qué sería de Picasso, de Van Gogh o de Leonardo sin su contexto y sin su comunidad? Cierto es que el artista tiene fama de solitario introspectivo, pero su obra no sería nada sin aquellas influencias que le vienen del exterior y, atravesando su propia interpretación, penetran en su interior

Pablo Picasso

Pablo Picasso (centro), rodeado por amigos en París, el 19 de marzo de 1944. Foto de “El Blog del Museu Picasso de Barcelona”.

Tú mismo, al igual que tu aprendizaje, os desarrolláis gracias a la colaboración con el entorno y las personas que te rodean. Cierto es que puedes adquirir conocimientos con distintas fuentes de información (como es el caso del autodidactismo) , y ahora con Internet es mucho más sencillo, pero nunca llegarás a aprender encerrado en tu habitación delante de una pantalla o de una página. Aprender es un proceso que se debe plenamente a la influencia de otras opiniones sobre la tuya, a conversaciones interesantes acerca de un tema (aunque sólo sea tomándote algo con un amigo); a compartir experiencias con otros; a conocer; a observar; a tratar de comprender aquello que te rodea… Aprender se debe a una lista interminable de personas, acciones, pensamientos, lugares, influencias, detonantes que te enriquecen y te hacen comprender tu contexto y tu comunidad. Es por ello por lo que afirmamos que un profesor nunca deja de aprender, ya que tiene la oportunidad, a lo largo de su carrera, de escuchar tantas opiniones y aportaciones como cabezas y personalidades haya habido en sus aulas a lo largo de los años.

Thisisthegoodstuff“Esto es lo bueno” Ilustración que muestra en dónde se encuentran las buenas ideas. Foto vía ffffound

Y es que cada uno, siendo nosotros mismos, formamos parte de un rizoma de aprendizaje que nunca deja de crecer. Ese rizoma se desarrolla gracias a las aportaciones individuales de cada uno, a las aptitudes y actitudes personales, que una vez compartidas harán mayor el conocimiento de otro, y de otro, y ese conocimiento volverá a ti de un modo distinto, y aportarás esa visión a otros, y a otros, y así sucesivamente. Y es que durante estos meses de reflexión acerca de la educación artística me he dado cuenta de ni ésta ni el arte en general serían nada sin la posibilidad de un aprendizaje colectivo. Tenemos que tener en cuenta que ahora es más sencillo que nunca mantenerse en contacto gracias a la cantidad de nuevas tecnologías que nos permiten relacionarnos con otros, observar ideas distintas e innovadoras, saber lo que hace y lo que trabaja este artista en cierta parte del mundo que ni sabías que existía, etc. Quizás hace siglos era difícil para ciertos artistas mantenerse en contacto con la sociedad y el mundo real, pero no cabe duda de que sin ellos, sus obras no serían lo mismo. Esto se debe a que aprendieron de su entorno y de su momento, de sus amigos o familiares, de las opiniones de los críticos y marchantes, de otros artistas que quizás tenían más éxito que ellos mismos… Un artista no sería nadie sin todo aquello que le rodea y lo conecta con otros. No pretendo con esto afirmar que la parte introspectiva de una proyecto artístico no tenga sentido, ya que me parece vital, sino que hay mucho más allá de un “yo” en el arte, y que alguien creativo precisa de esos pequeños “detonantes” que no proceden de uno mismo, sino de su comunidad (sus guías, sus referentes, su sociedad, su contexto).Y por ello sus obras son hoy lo que son.

PERO ES QUE A MÍ NO ME GUSTA TRABAJAR EN GRUPO…

Cierto es que mucha gente es aprehensiva a trabajar en grupo. Incluso muchos profesores rechazan la idea, ya que opinan que puede ser injusto, que siempre hay gente que no trabaja, etc. Pero la clave de aprender colectivamente no está únicamente en juntarte físicamente con un grupo de gente a compartir ideas (que también es muy positivo), ni tampoco en el resultado de un proyecto, sino que se trata más de conseguir una actitud receptiva personal y de asimilar la información que viene de aquellos que te rodean. Siempre sacarás tus propias conclusiones, algunas ideas cambiarán, otras se reafirmarán, y encontrarás que lo que prima de un trabajo en grupo no es el resultado, sino el proceso. Los resultados de un proyecto pueden ser únicamente positivos o negativos. La lista de aportaciones de un aprendizaje basado en un proceso rizomático (en el que muchas personas se ven implicadas, no necesariamente reunidas físicamente en un grupo) es infinita. En el proceso hay errores, opiniones variadas, discusiones, reflexiones, mejoras, contradicciones, nuevas conexiones, etc. Por lo que siempre aprenderás más de un proceso que de un resultado. Pero para un buen proceso necesitas algo más que a ti mismo y tus ideas, por lo que lo mejor que puedes hacer es mantener una actitud receptiva de cara a todo aquello que te aporta tu contexto y tu comunidad.

La importancia del colectivo se muestra en el arte de muchos grupos artísticos hoy en día, como puede ser el caso de BoaMistura, un conjunto formado por componentes de distintas procedencias académicas (ingeniería, publicidad y bellas artes) que se dedican al arte urbano, implicando a la comunidad en sus obras. En su página de vimeo.com el colectivo ha publicado el siguiente párrafo, que define la razón del nombre de su grupo artístico y engloba muy bien la idea de la importancia de trabajar en equipo: “BoaMistura, del portugués “buena mezcla”, hace referencia a la diversidad de estilos y puntos de vista de cada uno. Visiones distintas que se complementan, influencian y se mezclan para formar siempre algo mejor. 5 cabezas, 10 manos, un solo corazón”.

BoaMistura_Somos-Luz_06

“Somos Luz” Intervención por BoaMistura. Foto de Cecilia GT 

Otro ejemplo, ya de cara al mundo de la música, pero también de las artes plásticas, es el caso del grupo musical OkGo, que basa sus divertidos vídeos musicales en la importancia de la unión de su grupo. Y no estamos hablando sólo de los cantantes o componentes del grupo en sí, sino también de los que están detrás y hacen posible la realización de sus originales y artísticos vídeos. A continuación tenéis  un vídeo de OkGo que os va a encantar, y que puede dar pie a una atrevida y divertida actividad que llevar al aula y que combine la instalación artística, la música, el lenguaje audiovisual y el trabajo en equipo (¡por supuesto!)

Como veis, la riqueza de una relación de enseñanza-aprendizaje colectiva es infinita. Por ello, os animo a todos (en especial a los que os dediquéis a la enseñanza artística) a que os observéis a vosotros mismos como “compañeros de viaje” y no como responsables de una correcta educación, ya que aprendemos realmente compartiendo ideas y deseos; viéndonos crecer unos a otros. Y es que esta es la base de un conocimiento propiamente artístico.

Advertisements

7 responses to “El arte colaborativo: juntos es mejor

  1. Muy de acuerdo con tu post, juntos siempre es mejor. Aunque hay que saber rodearse de la gente adecuada, gente con el mismo nivel de motivación que tú y a ser posible con una forma de pensar totalmente opuesta y dispuesto/a a llevarte la contraria. Por otro lado, siempre he pensado que ningún artista trabaja realmente solo, ya que dialoga constantemente con todos los artistas que le han precedido. El arte es un enorme trabajo colectivo a través de la historia :)

  2. La educación artística no son manualidades: http://books.google.es/books?id=hedDcDRk0X0C&printsec=frontcover&hl=es#v=onepage&q&f=false

    El 31 de marzo de 2014, 5:44, el clip infinito escribió:

    > inesanchezdiazmarta posted: “La mayoría de las instituciones > educativas de renombre basan sus principios en la superación personal, en > los logros personales e individuales de los mejores alumnos, así como en > una competición por ser el protagonista del mejor rendimiento y los mejores > “

  3. Pingback: El arte colaborativo: juntos es mejor | mediacionartistica·

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s