Bienvenido a la república independiente de tu aula

Si queremos cambiar la educación debemos cambiar también los lugares donde sucede. Las posibilidades del espacio como agente educador y socializador parecen ponerse por fin en valor y cada vez más centros educativos incluyen en su plan de innovación educativa la renovación de los espacios y su adaptación a las nuevas prácticas pedagógicas. Pero ¿qué significa realmente que “el espacio es un agente educador en sí mismo”? ¿Qué tiene de malo el modelo de aula tradicional? Y si realmente debemos modificarlo ¿cómo llevamos a cabo dicha transformación?

La tipología arquitectónica a la que se adscribe la inmensa mayoría de los espacios educativos de nuestro país se configuró en base a modos concretos de valorar los procesos didácticos, el papel del profesor y el del alumno. Es decir, este modelo encarna todos los principios sobre los que se apoya el sistema educativo tradicional, como otorgar el máximo protagonismo al docente y no al alumno, aislar el centro educativo del mundo exterior para evitar distracciones, minimizar la interacción entre los alumnos etc.

simpsons-classroomEl modelo de aula tradicional, hasta en Los Simpson

Este modelo de centro educativo y sobre todo de aula se repite de manera sistemática en cualquier lugar en el que se desarrolle un proceso de enseñanza-aprendizaje, desde los colegios y universidades hasta las autoescuelas. Está tan arraigado como las prácticas pedagógicas tradicionales que lo concibieron y en ambos casos sucede lo mismo: reproducimos aquello que hemos visto desde niños y tenemos interiorizado sin cuestionarlo.

Hemos caído en la falsa creencia de que el espacio educativo no es más que el contenedor de la educación y hemos malentendido el aula como un espacio neutro, ignorando su capacidad para facilitar u obstaculizar los procesos educativos que acoge. Sin embargo, lo cierto es que no existen espacios neutros. Todo espacio, a nivel físico y simbólico, está cargado de significados culturales, cognitivos y afectivos; es un producto cultural e histórico que encarna ideas, mensajes y sistemas de valores que afectan a las actividades sociales que en ellos se desarrollan.

En el contexto educativo, este conjunto de ideas, mensajes y valores forman parte de lo que se conoce como currículum oculto. Este currículum oculto latente en el espacio se percibe fundamentalmente a través del sentido de la vista y se transmite en todos los elementos que conforman el espacio: las formas, materiales, texturas, colores, tamaños, iluminación, composición… Todos estos aspectos se deciden, a veces de forma consciente y otras inconsciente, respondiendo a una manera de entender el proceso educativo.

En 2012, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Salford demostró que los espacios pedagógicos en los que se tiene en cuenta el diseño mejoran el aprendizaje hasta un 25%. Es decir, que si a la hora de construir y acondicionar los espacios educativos nos paramos a reflexionar sobre cada uno de los aspectos citados y los adaptamos de manera que sean coherentes con el proyecto educativo del centro, sus principios pedagógicos se verán reforzados.

¿Por dónde empezamos el cambio?

5 aspectos a tener en cuenta; 5 ideas para empezar…

1. Cada rincón cuenta: “la educación puede suceder en cualquier momento y en cualquier lugar”.

Lo hemos aprendido de la Educación Expandida. Llevar esta idea al espacio implica entender cada rincón del centro educativo como un espacio de aprendizaje (sí, sí, también los baños, las escaleras, los pasillos, el patio…TODO). ¿Cómo? A través de exposiciones artísticas, la señalética, creaciones e intervenciones sobre los espacios realizadas por alumnos… las posibilidades son infinitas y cuanto más creativas, más eficaces. Pero no sólo eso, rebasar las paredes del aula en busca de situaciones de aprendizaje también significa desarrollar actividades en otros lugares del entorno distintas del aula, tanto dentro como fuera del centro. Este cambio de mentalidad nos lleva a entender el aula como una especie de “campamento base”, un punto de partida y un hogar al que regresar después de explorar y actuar en otros lugares, aprendiendo en relación directa con la realidad.

Drawing-at-the-Chalk-House_Design-Rosan-Bosch_Vittra Sitting_islandEscuela Vittra Telefonplan, Estocolmo

2. Romper la orientación unidireccional del aula.

Este es un paso imprescindible para avanzar hacia una educación activa y centrada en el alumno y además lo podemos aplicar desde hoy mismo con coste cero. Si queremos que el alumno sea el protagonista de su aprendizaje es evidente que la atención no puede estar centrada en un profesor subido a una tarima hacia el que están orientadas las mesas de todos los alumnos. El diseño del espacio puede ayudarnos, pues tanto la elección del mobiliario como su disposición en el aula establecen de manera contundente el reparto del poder dentro de la clase. Existen modelos de mesas y sillas ligeros y flexibles pero también podemos jugar con la distribución y la agrupación de las mesas adaptándolas continuamente a las distintas actividades que vayamos a desarrollar en cada momento. Tal vez para una actividad necesitemos crear pequeños grupos de trabajo, mientras que para otra cada alumno deba disponer de su propio espacio, o que todos interactúen en un único gran grupo, o que prescindamos de las mesas y tengan libertad de movimiento dentro del aula… Otra cuestión que debemos plantearnos en este punto es si el profesor realmente necesita una mesa más grande que los alumnos o una silla más cómoda… ¿Es posible que no necesite mesa ni silla?

configuraciones espacialeDistribuciones alternativas

3. Materiales de construcción: adiós al colegio-cárcel.

La elección de los materiales de construcción tiene importantes implicaciones. El uso de materiales fríos y estéticamente tristes pero resistentes y fáciles de limpiar pone de relieve la supremacía de los intereses funcionales sobre los pedagógicos y la construcción de barreras físicas y visuales fortalece la desconexión entre la educación y la vida real. Por el contrario los materiales naturales y cálidos hacen los espacios más acogedores. Si además se emplean materiales ecológicos, reciclados o reciclables se transmite un sistema de valores en relación a la sostenibilidad y responsabilidad medioambiental. Por otro lado, el uso del cristal tanto en la separación de espacios interiores como en las fachadas crea vínculos de relación entre ambientes y grupos. Establecer la comunicación entre los espacios interiores y los exteriores demuestra el nivel de interrelación del modelo educativo con el mundo y la realidad social del entorno.

01af335eb9a847728fd5aa436f18a9e2Escuela infantil Leimondo, en Nagahama

4. Desjerarquizar los espacios interiores.

La distribución de los espacios dentro del centro educativo es otro factor muy significativo. Por ejemplo, si los despachos del equipo directivo o las aulas de las asignaturas con más peso en el currículum ocupan lugares privilegiados dentro del edificio, esto puede interpretarse como una discriminación hacia otros miembros de la comunidad educativa y de otras materias. Las aulas de educación artística han ocupado y aún en muchos casos siguen ocupando lugares marginales, de difícil acceso o incluso con condiciones desfavorables en cuanto a temperatura, iluminación etc. dentro de los centros educativos. Según mi experiencia, esto es especialmente evidente en los centros universitarios… ¿Solución? Dar a cada uso un espacio que reúna las condiciones que requiere el desarrollo de las actividades para las que está destinado.

reggio emilia scuolaTaller de educación artística en una escuela infantil de Reggio Emilia

5. Una imagen vale más que mil palabras.

El conjunto de imágenes que se exhibe en las paredes de los espacios educativos, aunque generalmente no sean el resultado de una conspiración minuciosa, no dejan de transmitir mensajes. Con ellas se produce un mecanismo de legitimación que determina lo que se considera “correcto” en cuanto a posiciones ideológicas, políticas, religiosas etc. Es decir, que interpretamos que lo que se expone está aceptado y lo mismo ocurre a la inversa, pues aquello que se omite también puede ser considerado como deliberadamente desdeñado (lo que E. Eisner denomina currículum ausente). En un aula de educación artística, por ejemplo, exponer únicamente obras de arte clásico, figurativo, occidental y hecho por hombres en detrimento de obras de arte contemporáneo, abstracto, no occidental y hecho por mujeres artistas puede transmitir que defendemos la supremacía de unas manifestaciones artísticas sobre otras. Por tanto, para evitar malentendidos es importante analizar qué mostramos y qué dejamos fuera. Para no equivocarnos una buena opción es cambiar las imágenes con regularidad, relacionándolas con los temas tratados clase.

Esto no es más que una pequeña introducción a un tema fascinante así que os animo a que investiguéis propuestas como las de las escuelas de las imágenes y las referencias que os dejo más abajo y compartáis vuestras ideas y experiencias. ¿Cómo imaginas tu espacio educativo ideal? ¿A qué esperas para crearlo?

bvd_aula

Para aprender más sobre espacios educativos os recomendamos…

Sesión 4 de la EED: “Habitar el aula: afectos, espacios y humor”

Conferencia TED de Rosan Bosch: “Designing for a better world starts at school”

Acaso, M. y Nuere, S. (2005). El curriculum oculto visual: aprender a obedecer a través de la imagen. Arte, Individuo y Sociedad, 17, 205-218.

Cannon Design, VS Furniture & Bruce Mau Design (2010). The third teacher: 79 Ways you can use design to transform teaching and learning. New York: Abrams.

Nuestros tableros de Pinterest sobre espacios educativos.

Advertisements

14 responses to “Bienvenido a la república independiente de tu aula

  1. Buenas tardes, Ana. Quiero felicitarte por este artículo, lleno de lucidez y rigor. He incluido el siguiente post en Lectyo (http://kepaosoroiturbe.lectyo.com) comentándolo.

    __________________

    Interesantísimo y esclarecedor artículo de nuestra compañera de Lectyo Ana Alonso sobre el poder facilitador u obstaculizador del espacio en los centros educativos. “Si queremos cambiar la educación debemos cambiar también los lugares donde sucede. Las posibilidades del espacio como agente educador y socializador parecen ponerse por fin en valor y cada vez más centros educativos incluyen en su plan de innovación educativa la renovación de los espacios y su adaptación a las nuevas prácticas pedagógicas. Pero ¿qué significa realmente que “el espacio es un agente educador en sí mismo”? ¿Qué tiene de malo el modelo de aula tradicional? Y si realmente debemos modificarlo ¿cómo llevamos a cabo dicha transformación?”.

    La consulta de la bibliografía que propone dará una visión amplísima del tema y hará a más de equipo directivo reflexionar y replantearse la organización espacial de su escuela… Ojalá aprovechemos este impulso para pasar a la reorganización de los tiempos y, más importante aun, al replanteamiento de las didácticas y las relaciones entre los distintos miembros de la comunidad educativa.

    • ¡Muchísimas gracias por tus palabras y por difundir el artículo, Kepa! Comparto contigo la esperanza de que al replanteamiento de los espacios educativos le sigan de cerca otros como el de los tiempos, que parece dar tanto miedo.
      Saludos,
      Ana

  2. Un complemento perfecto para el artículo de Ana Alonso es el monográfico “Espacios y tiempos en educación infantil”. La organización de espacios y de los tiempos puede que sea uno de los temas que más preocupa a las personas que se dedican a la educación de la infancia. Con tal motivo a Revista Latinoamericana de Educación Infantil, dedica su 2º volumen de 2014 a esta cuestión tan relevante, tan tratada pero nunca cerrada, ya que cada niño, cada niña, cada maestro/a, cada sociedad y cada época precisan un espacio y un tiempo diferente.

    redaberta.usc.es/reladei/documentos/volumenes/volumen3_n2_completo.pdf

  3. Como estudiante de magisterio en busca de ese cambio en la educación que tal y como has indicado necesitamos, e hija de padres profesores, sólo puedo decirte que me ha encantado el artículo y gracias por poner por escrito muchas de las ideas que poco a poco espero se vayan considerando para una educación más significativa y que tenga como objetivo la formación de los estudiantes en todos los niveles. Te invito también a descubrir la Escuela Ideo, un colegio nuevo en Madrid que sigue las ideas que has recogido. Esta es su web:
    http://escuelaideo.edu.es/

    • ¡Hola María! En primer lugar, muchas gracias por tu comentario. No te vas a creer la casualidad pero… soy profesora en Escuela Ideo y compañera de tus padres!! Sin duda, Ideo representa a la perfección esta filosofía, pues sus espacios están concebidos en consonancia con un proyecto educativo basado en la pedagogía activa. De hecho, formar parte de este proyecto me ha permitido ver las ideas que explico en el artículo, y que hasta ahora no había estudiado más que en la teoría, llevadas a la práctica y comprobar así de forma directa su verdadero valor. Te agradezco mucho tus palabras y me alegra que te hayas sentido identificada. Necesitamos docentes y futuros docentes como tú que estén dispuestos a luchas por el cambio ;)
      Un abrazo,
      Ana

  4. Boa tarde Ana! Felicitaciones por el artículo, ¡me encantó! Lo acabo de compartir en mi blog con la frase “La forma es contenido”. Me dejó grandes reflexiones sobre nuestras aulas y la manera en la que aprendemos, formamos y mediamos nuestras prácticas de enseñanza-aprendizaje en los diversos espacios. Un abrazo desde Rio de Janeiro! :)

  5. Pingback: El valor del cambio | PROCONTED·

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s